Centro de Soporte

AGASPA

Asociación Galega de Servizos de Prevención


Fernando III El Santo 32-Bajo


15701 Santiago de Compostela(A Coruña)


Tfn: (+34) 981 553 355
Fax:  (+34) 981 553 997
eMail: info@agaspa.org

La Ley de Subcontratación hará reconvertirse a 5.000 autónomos PDF Imprimir E-mail
«Somos favorables a la ley. El hecho de que aparezca una normativa que clarifique y ponga en claro cuáles son nuestros derechos y obligaciones dentro de las obras en las que trabajamos es positivo». Con estas palabras muestra Pedro García, secretario de Política Institucional y jefe de la asesoría jurídica de UPTA, la satisfacción del colectivo regional de trabajadores autónomos por la entrada en vigor, el próximo día 19 de este mes, de la Ley de Subcontratación, reglamento que pretende poner orden en una práctica muy vinculada al sector de la construcción y que tiene en la siniestralidad laboral una de sus consecuencias.

«Era necesario porque esto era la jungla», dice García. Con todo, reconoce que para los trabajadores autónomos, alrededor de 5.000 en la provincia de Burgos, adaptarse a la nueva normativa les a obligar a una suerte de reconversión. «Está claro que los autónomos nos vamos a tener que poner al día. Pero esa reconversión nos las está imponiendo permanentemente el mercado». Entre las numerosas novedades que introduce la ley, una de ellas es específica con los autónomos, y hace referencia a que éstos no podrán subcontratar, finalizando en ellos la cadena de subcontratación, limitada por la nueva normativa a tres posibilidades de hacerlo.

«El trabajador autónomo debe plantearse que no puede estar a todas y a cada una de las obras que le ofrezcan, sino a aquellas que le ofrezcan seguridad en el trabajo, seguridad en su salud y también en que vaya a cobrar este trabajo», apostilla García en alusión a la cantidad de reclamaciones de afiliados que tramitan en UPTA por impagos derivados de trabajos realizados en subcontratación. A este respecto, indica que suele ser el trabajador autónomo el que más sufre esta situación, por cuanto siempre suele ser subcontratado para realizar una obra.

Los sindicatos también valoran positivamente la nueva normativa, ya que estiman que la subcontratación es una de las principales causas de siniestralidad, toda vez que esa ingente cadena de contratas y subcontratas ha favorecido la aparición de empresas piratas, esto es, de «un jefe con un móvil y un cuatro por cuatro que contrata y despide a los trabajadores cuando y como le parece oportuno», como señalan desde UGT.

Asimismo, también valoran que existan requisitos para que una empresa pueda ser contratada o subcontratada. Así, cada contratista o subcontratista debe acreditar que dispone de una organización preventiva adecuada y que cuenta con recursos humanos con formación en prevención de riesgos laborales tanto en su nivel directivo como productivo.

Otro punto importante para los sindicatos es que las empresas contratistas o subcontratistas deben contar con un mínimo de trabajadores contratados con carácter indefinido.

Esta exigencia se impone de manera progresiva: ahora sólo se exige que los contratos indefinidos representen el 10 por ciento, cifra que ha de ir avanzando hasta completar el 30 por ciento de trabajadores con contrato indefinido al finalizar el plazo de treinta y siete meses que la Ley concede a las empresas para cumplimentar este requisito, es decir, en abril de 2010.